El llamado – respuesta de Fabrikante - Sesiones al Parque
21195
post-template-default,single,single-post,postid-21195,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

El llamado – respuesta de Fabrikante

Anunciado como el último concierto con instrumentos nativos de Manabí, Fabrikante se presentó el pasado Miércoles 02 de Octubre en el Teatro Capitol de la ciudad de Quito. Con un predio casi lleno, la función gratuita comenzó puntual a las 19 horas, revelando un formato base de batería y voz, junto a Raúl Molina y Paquito Mendoza, respectivamente. 

El escenario se vio envuelto en un loop de silbatos y beatbox, creados mediante la clásica técnica vocal del guayaquileño, desencadenando en el primer tema de la noche: “Príncipe de Chone”. Mediante cómplices miradas, la percusión hacía acto de presencia, encajando perfectamente con todo. Fue bastante claro que la dinámica entre los dos partícipes es bastante fluida, natural. 

Entre temas, Fabrikante iba relatando cortas, y divertidas, anécdotas sobre el origen de sus instrumentos. El primer silbato, proveniente de Bahía de Caraquez, se lo regaló Silvina, a quien le dimos un fuerte aplauso, a pesar de no estar presente. El segundo, salió de las manos del prolífico artista Roberto Carrión. El rondador obsequiado lo creó a base de plumas de gallinazo, redescubriendo una antigua técnica artesanal de los pueblos costeños. Para el tercero, fue la amistad entre Paquito y Jean Pierre (bajista de Iguana Brava) la que le heredó una réplica de un silbato de barro de Jama Coaque; mientras que el cuarto le llegó de las manos de una señora en una juerga callejera. El silbato era parte de una colección del Museo de Valdivia, el mismo que cerró sus puertas hace varios años. El mensaje, en resumidas cuentas, sería conocer, valorar y preservar la importancia de estas herramientas musicales, que hoy por hoy, no se encuentran más. 

“Es importante recordarles que estos instrumentos no están afinados en la misma afinación que los demás (440 hz)”, comenta el guayaquileño. Llegamos a la cuarta canción del repertorio: “Guayaquil Ticy”. Para la misma, Fabrikante invita al joven músico quiteño Pedro Bonfim. El vocalista de Lolabum trae a flote una comparación interesante entre el amorfino y el rap, develando la antigüedad de las coplas costeñas, las mismas que bajo un beat especial se convierten en líricas de hip hop. 

No pudieron faltar clásicos temas como “Chimo Vibración”, “La Ola”, “Flor de la noche” y “Chanteoma”. La frescura con la que se reversionaron las composiciones dio pie a que Fabrikante se explayara con toda originalidad en su espacio. 

La noche seguía sorprendiéndonos. Los visuales exhibidos recargaban las escenas de color, de psicodelia, de misticismo y naturaleza. Humano, el personaje detrás de ellos, jugaba con imágenes de Fabrikante y un concepto estético que denota un entendimiento clave de la música a la que acompaña. 

Era hora de invocar la energía femenina. En escenario, Fabrikante y sus silbatos, Raúl en la bataca y Cristina Echeverría como invitada entonaron “Presente”. Parte de la instrumentación incluyó una marimba originaria de Telembí (Colombia), la cual fue interpretada por la cantautora. Lo interesante de las intervenciones, además de su aporte musical extraordinario, fue el compartir sus vivencias en diferentes zonas de la costa y la inspiración que con ellas vino.

Para Fabrikante, la música es un llamado – respuesta, un llamado en el cual nos involucró hasta que fuimos parte de la orquestación. En medio de cánticos, bailes y aplausos, la mitad de la semana terminó con “Nunca Más”, un tema en una lengua indígena que nos persuade a abrir los nudos de la cabeza, del cuerpo y del corazón.

Mira los videos de Fabrikante en vivo en Sesiones Al Parque aquí:

Sin comentarios

Publicar un comentario